13 de mayo de 1917. Nuestra Señora la Virgen de Fátima.

Nuestra Señora la Virgen de Fátima

La primera estrofa del “Ave de Fátima”, ha dado varias veces la vuelta al mundo: “El trece de mayo/la Virgen María/bajó de los cielos/ a Cova de Iria”.

 

Los tres vidente serán vecinos de Aljustrel, un caserío en las cercanías de Fátima, municipio y parroquia a la que pertenecían. Eran Lucia dos Santos, de 10 años y sus primos hermanos, Francisco Marto, de nueve años, y Jacinta de siete.  

Francisco murió apenas año y medio de las apariciones el 4 de abril de 1919 en Aljustrel. Jacinta murió en un hospital de Lisboa el 20 de febrero de 1920. El 13 de mayo de 2000 eran Beatificados por Juan Pablo II. Y el 13 de mayo de 2017 eran CANONIZADOS por el papa Francisco. Lucía murió el 13 de febrero de 2005 a los 97 años. A los tres años se iniciaba su proceso de canonización.

 

LAS APARICIONES

1ª. APARICION.

En la primera aparición del 13 de mayo de 1917, Jacinta y Francisco estaban jugando en lo alto de la Cova de Iría, cuando aparecieron unos relámpagos en el cielo. Cuando bajaron y se reunieron con Lucía vieron a una señora vestida de blanco sobre una encina, más brillante que el sol.

2ª. APARICION.

En la segunda aparición, del 13 de junio de 1917, María les informa que Jacinto y Francisco irán al cielo en breve tiempo. Y que Lucía se quedará para dar a conocer lo que sucedió, por voluntad de Nuestro Señor.

3ª. APARICIÓN.

En la tercera aparición del 13 de julio de 1917, ya había 4.000 personas rezando el rosario esperando que la Virgen bajara. En esta aparición la Virgen les pide a los videntes que se sacrifiquen por los pecadores y les enseña algunas jaculatorias. También es cuando les muestra el infierno.

4ª. APARICIÓN.

La cuarta aparición sucedió el domingo 19 de agosto, porque los pastorcitos habían sido puestos presos el 13 de agosto, para que desistieran de seguir con las apariciones.
En esta aparición la Virgen insiste en que recen el rosario y hagan sacrificios por los pecadores.

5ª. APARICIÓN.

La quinta aparición sucedió el jueves 13 de septiembre. Se estima que el 13 de septiembre había entre 20.000 y 30.000 personas en la Cova de Iría esperando el mensaje. Y se observaron algunos elementos prodigiosos que ya habían estado insinuados en las apariciones anteriores.

6ª. APARICION.

La sexta aparición del 13 de octubre, cuenta Lucía: “El pueblo estaba en masa. Caía una lluvia torrencial. Pedí al pueblo que cerrase los paraguas para rezar el rosario. Poco después vimos a Nuestra Señora sobre la encina.
“Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honor que SOY LA SEÑORA DEL ROSARIO; que continúen rezando el rosario todos los días. La guerra va acabar y los soldados volverán con brevedad a sus casas” (Primera Guerra Mundial 1914-1918).
El sol que apareció de repente, daba vueltas sobre sí mismo e iluminaba el firmamento, hasta entonces dominado por los nubarrones y la lluvia. La palabra milagro estaba en boca de todos.

FATIMA: EXPLOSIÓN DE LO SOBRENATURAL.

“Podemos decir que el mensaje se resume en la oración y la penitencia. Oración en la forma más sencilla: el rezo del santo rosario. Y la penitencia, la mortificación, por la conversión de los pecadores y para obtener la paz del mundo”.

 Paul Claudel dijo de Fátima: “Es una explosión de lo sobrenatural”. En toda España se difundió rápida y eficazmente el mensaje de Fátima, especialmente en la década de 1950-1960, a través de la “Virgen Peregrina” y de la Campaña del Rosario en familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *